sábado, 20 de julio de 2019

139 Inferioridad - Superioridad y Drogas




Día 13 de 21

El punto de inferioridad veo que también tiene que ver con el consumo de drogas, ya que de alguna manera que no he visto claramente hasta ahora, se vinculan y refuerzan entre sí; y por esto mismo, y para darme dirección en mi vida, traigo este tema aquí, a mi trabajo personal, utilizando esta excelente herramienta del perdón a uno mismo.

Me perdono a mí mismo por aceptar y permitir el no haber reconocido hasta ahora, que el sentirme inferior y el consumo de drogas estaban vinculados, basado en la creencia que eran dos temas muy diferentes, ya que por un lado, mi relación con sentirme inferior, la rechazaba y ocultaba con su opuesto, el sentirme superior; y por el otro lado, mi relación con el consumo de drogas, era algo que me daba "algo más", y me era sumamente atractiva; y así generaba conflicto entre estos dos puntos. En vez de darme cuenta, que todo esto es parte de un mismo constructo mental, donde bien sé, que la mente ocupa la dualidad para generar conflicto, resistencia, que se transforma en energía y mantiene a las dos partes "con vida" dentro de uno; ya que ahora puedo ver, que es fácilmente reconocible como estos dos puntos de inferioridad (superioridad como su opuesto dual) y el consumo de drogas, están íntimamente ligados entre sí, y aquí comparto mis realizaciones:

Me doy cuenta que la relación que mantenía con el sentirme inferior, y con el consumo de drogas es esencialmente similar, ya que hacia las dos, yo creaba y sustentaba aceptación y rechazo, mediante el querer sentirme superior, y mantener una relación de odio y amor hacia las drogas, ya que por un lado me encantaba consumirlas y presumirlas con mi grupo de amigos, pero me daba mucha pena el aceptarlo ante mi familia, específicamente con mis padres, debido a considerar que al ellos enterarse que las consumía, me verían con vergüenza y decepción, con lo cual soportaba la dualidad de sentirme superior e inferior.

También puedo ver, que al incorporar este estrés mental (de aceptación y rechazo hacia las drogas y el sentirme inferior) en mis relaciones de pareja, todo este constructo se fortificaba; ya que, al sentirme superior en el inicio, y durante mis relaciones de pareja, para posteriormente sentirme inferior cuando estas terminaban, yo reaccionaba rechazando mi consumo de drogas, y en vez de darme la oportunidad de parar mi consumo y ver con claridad qué era lo que me estaba ocurriendo, yo me castigaba dejando las drogas, con la intención de solamente ser aceptado nuevamente por dichas parejas... cosa que al final no ocurría, y todo este constructo mental se veía beneficiado y afianzado en mí.

Me perdono a mí mismo por aceptar y permitir por tanto tiempo, el participar en la dualidad de aceptación y rechazo hacia mi consumo de drogas, basado en ideas, sentimientos y emociones de superioridad e inferioridad por consumirlas, generando estrés o tensión mental por la gran carga energética que yo provocaba por amarlas y odiarlas; en vez de darme cuenta, que la dualidad es una herramienta básica de la mente, para mantenerme atrapado y entretenido entre las dos polaridades, aceptándolas, sin darme la oportunidad de identificar lo que realmente me estaba motivando a aceptar o rechazar el consumir drogas; y que ahora, gracias a ponerme de frente a ello, puedo ver que era yo como mi mente quien me estaba dirigiendo de un lado al otro, para no ponerme atención y sobretodo no darme dirección honesta y real  en mi actuar, porque también se involucraba el miedo a no poder dejar de consumirlas, motivo por el cual aceptaba y consolidaba el sentimiento de inferioridad.

En, y cuando me de cuenta que estoy participando en pensamientos y/o expresando ideas de aceptación o rechazo hacia el consumo de drogas, y en específico hacia mi relación con consumir drogas, me detengo y respiro, toco mi omóplato derecho para ubicarme aquí en la realidad, y recordarme como es que mi cuerpo me apoya al señalarme la enorme resistencia que había creado hacia este tema de el consumo de drogas, y que en honestidad conmigo mismo, sé que a pesar de lo difícil que antes pensaba, que me resultaría el dejar las drogas, puedo reconocer que no lo es, y que más bien, esta idea es solo eso, una idea que no tiene cabida en lo físico, a menos que yo la acepte y participe en ella, porque puedo ver que si soy capaz de dejarlas por mi propio bien, y no como hice anteriormente, de hacerlo solo por buscar aceptación, o incluso hacerlo solo porque la sociedad dice que está mal, que ahora bien sé, que el motivo con el cual me estoy apoyando a dejarlas, es para darme la oportunidad de estar más atento y concentrado en mí mismo, qué bien sé, es el camino para seguirme brindando lo mejor, y así poder brindar lo mejor de mí.

Me comprometo a seguirme apoyando con todo el cariño que me tengo, para ir aceptando, perdonando  y dejando de lado, todas y cada una de las dependencias que he creado en mí, ya sean hacia cualquier substancia, o incluso personas.

Me comprometo a empujarme a mi propio paso, a seguir poniéndome de frente las dependencias que he permitido en mi vida, para seguirlo haciendo por mí mismo, y que bien sé, lo estaré haciendo por todos, y así iré experimentando y conociendo el amor incondicional, que no es más que querer y promover la igualdad de oportunidades para todos, brindándome y brindando lo mejor de mí.

Mañana continúo con más de mi perdón a uno mismo, con respecto a este tema.

Gracias Carlos! 

viernes, 19 de julio de 2019

138 Frustración e Inferioridad

Día 12 de 21

Retomo el tema de la frustración, o frustración heredada, que es como le había llamado a "mi castigo" y en agenda secreta, querer culpar a alguien más por "mi desgracia"; y digo en agenda secreta, porque en la palabra << heredada >> veo que la cargué de energía negativa hacia mi padre, o más bien, hacia la idea de mi padre, ya que como he visto, la responsabilidad siempre es de uno mismo, y a pesar de vivir bajo cualquier cultura, o influencias externas, siempre uno puede elegir su propio camino.


Me perdono a mí mismo por aceptar y permitir por tanto tiempo y en agenda secreta, participar en la idea de inculpar a mi padre por heredarme su frustración e inferioridad, basado en ideas, memorias y pensamientos hacia la relación que veía tenía mi papá con el mundo externo, su familia, su trabajo, su pareja (mi mamá), incluso hasta su apariencia física; generando emociones negativas como venganza y odio hacia la idea de él, y hacia el mundo externo con el cual se relacionaba; en vez de darme cuenta que este mecanismo mental, lo que buscaba era que yo aceptara esa frustración, y que todo este conflicto entre amor y odio hacia mi padre, me hacía adoptar cualquier reacción que yo viera que él manifestaba hacia el mundo, ya sea por aceptar o rechazar dicha reacción, y que ahora en honestidad conmigo mismo, puedo ver que yo mismo y que cada persona, es capaz de elegir su propio camino, y que si existe alguna reacción, ya sea consciente o en agenda secreta hacia alguno de nuestros padres o cualquier persona que haya influido en nuestro desarrollo, es trabajo de uno el aclararlo, aceptarlo y dirigirse de vuelta a su propio camino.

Me perdono a mí mismo por aceptar y permitir desde mi infancia, el adoptar pensamientos, ideas, frustraciones y actitudes que veía en mi padre, basado en la idea de que de él iba a aprender como vivir, generando toda una personalidad copiada de mi padre, ya sea por aceptarla o rechazarla, y así creer que era yo el que pensaba y actuaba de tal o cual manera; en vez de darme cuenta que así es como ha funcionado la mente por millones de años, copiando personalidades que sigan sirviendo de alimento al mismo Sistema de Mente Consciencia, y que ahora reconozco, que yo y cualquiera, se puede y debe liberar de esos patrones de pensamiento y conducta que solo provocan que sigamos viviendo en un mundo controlado por nuestra propia mente, a través de identificarlos, aceptarlos, perdonarlos y darnos dirección para no caer en ellos nuevamente.

En, y cuando me de cuenta que estoy adoptando una conducta que pueda reconocer que es copiada de mi padre, o que en su defecto sea lo opuesto a lo que haría mi padre, me detengo y respiro, me ubico en mi realidad observando donde me encuentro, identifico la conducta o pensamiento en el que esté participando, lo vinculo a mis memorias para saber de dónde viene, y si veo que sigo reaccionando ante ello, lo tomo en cuenta para trabajar con dicho constructo mental en mi perdón a uno mismo.



También he visto que esta frustración está ligada a la inferioridad, ya que ha habido momentos donde al estar trabajando en algo que quiero, repentinamente surgen estas ideas de "no vas a poder lograrlo", "es mucho para ti", "es solo una fantasía" y "no tienes lo que se necesita"; que puedo ver está vinculado a un gran constructo mental que he aceptado y afianzado con memorias del pasado, que he guardado por mucho tiempo y que no me he dado la oportunidad de ver todo este constructo de frente, y por ello sólo las aceptaba por "default".



Me perdono a mí mismo por aceptar y permitir por tanto tiempo, participar en la creencia de ser y sentirme inferior, basado en recuerdos de acciones o ideas de mi padre, o de mí mismo, generando un estado de sumisión y separándome de mi camino por miedo a fracasar; en vez de darme cuenta, que este es un bloqueo mental provocado y generado por un constructo mental que busca el no realizarme verdadera y honestamente, para así regresar a ser una batería más para el SMC, y generar otra memoria que apoye la creencia de ser inferior; y que ahora que me encuentro trabajando en mí mismo, apoyándome siendo honesto conmigo mismo, puedo ver como es que yo o cualquiera, puedo llevar a cabo la tarea que me proponga, y que si no tengo las herramientas o habilidades necesarias para lograrlo, mi trabajo será el buscar y adquirir dichas habilidades; y así, a pesar de parecer titánica la labor que quiero realizar, paso a paso la podré conseguir, y aún si no logro el objetivo planteado, seguiré estando en mi propio camino hacia, y en construcción de lo mejor para todos.


Unicidad & Igualdad


En, y cuando me de cuenta que empiezo a sentirme inferior o incapaz de llevar a cabo cualquier labor que esté en mi caminar hacia la igualdad, me detengo y levanto mi cabeza para darme un respiro, hago un paneo a mi alrededor para ubicarme en mi realidad, y recordarme que este sentimiento de inferioridad es sólo un obstáculo en mi caminar, y que en vez de tomarlo como algo que me hace retroceder, lo tomo como un apoyo en donde mi mente me está indicando que justo ahí, donde sentí esa inferioridad, hay mucho por trabajar, y no para combatirla, si no para agradecer que me está mostrando uno o varios puntos donde puedo perfeccionarme y que me ayudará a conseguir la meta que todos estamos buscando, lo sepamos o no... 


Traer el cielo a la tierra.


Me comprometo a estar atento en mis proyectos, para seguir identificando como me puedo brindar más herramientas y habilidades, para perfeccionarme y seguir construyendo una plataforma donde todos podamos tener acceso a perfeccionarnos cada uno.



UNO + UNO + UNO + UNO ...


Es el camino, sigamos sumándonos, sigamos caminando!

jueves, 18 de julio de 2019

137 Miedo a la Depresión

Día 11 de 21

Bien por mí Carlos, vamos a la mitad de estos 21 días!

Una palmadita en el hombro y a seguir!... Hoy me veo más tranquilo y estable, estoy retomando mi caminar hacia la vida... la verdadera vida, física y real, sin ilusiones, fantasías, o "por el otro lado", sin culpabilidades, inferioridades... sin ese cuadro depresivo que osaba imponerme como castigo.

Continúo con el amplio tema del miedo, que como he señalado, al platicarlo o incluso pensarlo, lo veía/sentía ridículo, mi ego me hacía creer que yo no le tenía miedo a nada, y justo ahí, se puede ver que esto es un mecanismo de defensa para no confrontar el tema; así que seguiré trabajando con ello.




"Me tenía miedo a mí mismo, tenía miedo de volver a armarme un cuadro depresivo tan severo, o peor que antes, y ahora, en vez de seguir ciegamente a mi mente, me detuve a ver qué era lo que había detrás de tenerle miedo a mi mente, y su capacidad de volverme miserable y depresivo."


Me perdono a mi mismo por aceptar y permitir por tanto tiempo, el participar en la idea de tener miedo a mí mismo, a mi mente, y a su/mi capacidad de volverme miserable y depresivo, basado en experiencias y memorias pasadas, donde me había "dejado vencer por mi mente", generando  parálisis, inseguridad, y sumisión ante la idea de la mente y todo su enorme sistema de control; en vez de darme cuenta, que este es un básico mecanismo de defensa pre-programado de la mente, diseñado para que uno se atemorice al intentar cambiar algo de nuestra pre-programación, y sucumba ante esta; y que ahora, en honestidad conmigo mismo, puedo ver que lo estaba comprendiendo mal, es más, de hecho, no lo comprendía, solo me dejaba llevar por su complejo diseño, sin identificar que yo como mi mente, solo me ponía de frente todo en lo que había participado, y que en vez de aterrorizarme y caer en depresión como antes, lo puedo utilizar como una herramienta para probarme brutalmente honesto, el como me encuentro en realidad, y que si noto que hay algo que me desestabiliza, exactamente ahí es donde puedo ayudarme, a través de esta herramienta del perdón a mí mismo.

En, y cuando me de cuenta que empiezo a sentir miedo de caer en depresión, o de que yo mismo (o mi mente) me puedo llevar a la depresión, me detengo y respiro, me doy un beso en mi hombro izquierdo como señal del cariño que me tengo, que me estoy ubicando en mi realidad, y me recuerdo que la idea de que mi mente está en mi contra, es eso, simplemente una idea pre-diseñada para seguir bajo las órdenes de todo este sistema de mente-conciencia, y que ya he visto que al abrazarme y aceptarme tal cual como soy, reconozco como puedo volver práctica, objetiva y de mucho apoyo a mi propia mente; que aún los horrores y perversidades que hemos generado a través de ella, esta solo nos está haciendo ver quienes somos y dónde estamos; y que con el perdón a uno mismo, puedo/podemos corregirnos y dirigirme/dirigirnos hacia lo mejor para todos, una vida en igualdad.


Me comprometo a seguir desintegrando este gran miedo que sentía, para así darme la libertad/oportunidad de ser quien realmente soy, y de hacer todo lo que esté en mí, para hacer de este mundo un mejor lugar para mí y para todos.


miércoles, 17 de julio de 2019

136 Miedo al Miedo y ¿Qué hay detrás?

Día 10 de 21

Al empezar a trabajar con este tema del miedo, desde hace algunos días, he tenido diferentes experiencias donde he podido ver como opera, y como se siente el miedo nuevamente, pues como he señalado, el miedo es parte de un mecanismo de defensa mental para evitar que uno acceda a ciertas áreas donde precisamente, está la clave de lo que necesitamos trabajar. 

Primero lo veía como el miedo a estar solo, cosa que al pensarlo o platicarlo, lo escuchaba absurdo o muy simple, pero reconocía que de ahí comenzaba toda una construcción mental, donde ya antes había participado, y yo mismo me había llevado a la depresión... y justo en este tema de la depresión, fue que reconocí lo que estaba al fondo de este miedo a estar solo. Pero antes de llegar a esta consecuencia, no veía hasta ayer con claridad, el porqué...

Lo que pude ver directamente, fue que a lo que verdaderamente le tenía miedo...era A MI MENTE!

Recordé como anteriormente, había estado en una situación muy parecida, es decir, dentro de un patrón de comportamientos, donde al haber terminado una relación de pareja, venían recuerdos de lo grato de esa relación, sin tomar en cuenta todo lo "no grato", o las razones primordiales de porque en primer lugar había buscado una relación, miedo a estar solo; pero... ¿qué más había dentro de este miedo?... y esto es lo que puede ver, sin dejarme atrapar por este miedo:

Si, mi miedo era a mi misma mente, ya que yo como mi mente, al reforzar el miedo de sentirme solo, con memorias de aquella antigua depresión, inmediatamente quería reaccionar con miedo, paralizarme, huir ante ello, y generar un súbito plan, para básicamente regresar a donde supuestamente todo estaba en orden, impulsado por esas buenas memorias que venían a mí; y así, adoptar una personalidad desempoderada, inferior, culpable y urgentemente necesitada de amor que quitara todo el mal momento por el que me encontraba pasando, para así no tener que ver el fondo de mi miedo, entretenerme con planes e ideas para regresar a la relación, y después de no conseguirlo, seguirme entreteniendo, ahora castigándome, remarcando el hecho de que eso horrible, era lo que merecía, y así seguir en este ciclo interminable de auto-sabotaje gracias a no saber enfrentar mis miedos.

Me tenía miedo a mí mismo, tenía miedo de volver a armarme un cuadro depresivo tan severo, o peor que antes, y ahora, en vez de seguir ciegamente a mi mente, me detuve a ver qué era lo que había detrás de tenerle miedo a mi mente, y su capacidad de volverme miserable y depresivo.

Y de vuelta, me di cuenta que mi miedo al miedo, escondía, o más bien impedía que me diera cuenta que la raíz de este miedo, era simplemente:

Miedo a no ser suficientemente capaz de corregirme.



...


Me perdono a mi mismo, por aceptar y permitir por tanto tiempo, participar en la idea de tener miedo a no ser capaz de corregirme, basado en memorias donde fallé, generando parálisis y reaccionar planificando acciones inmediatas, para hacerme creer que el miedo que sentía, era a estar/sentirme solo; en vez de darme cuenta, que este mecanismo de defensa, buscaba atraparme y entretenerme en ideas que desviarían mi atención al verdadero problema, que ahora con claridad puedo ver, que era el tener miedo a ser inferior, incapaz de corregirme por no ser lo suficientemente bueno, o apto para ello.

Me perdono a mi mismo, por aceptar y permitir el participar por tanto tiempo, en creer que mi miedo era a sentirme solo, basado en memorias donde estaba poseído por una depresión, generando un estado de alerta, ansiedad y un sin fin de ideas que buscaban reafirmar el miedo a estar solo, para así no ver de frente, el miedo que estaba por detrás; el no creerme capaz o suficientemente bueno para corregirme.

En, y cuando me de cuenta que empiezo a creer/ver que tengo miedo a estar solo, me detengo y respiro, apoyaré mi mano derecha contra mi corazón, en señal de que me estoy ubicando en mi realidad, y que necesito trabajar aquí mismo, siendo responsable, y me recuerdo que he visto como este miedo opera, y que donde necesito poner atención, es en el porqué me siento incapaz de ser responsable.

Me comprometo a seguir mañana con este tema del miedo, a pesar de la fuerte resistencia que he creado ante el.




Seguiré abrazando mis miedos!
Gracias!


viernes, 12 de julio de 2019

135 Propósito de Vida y Miedos

Día 9 de 21

Continúo trabajando con este punto de mi escrito anterior: 


Todo esto debido a sentir miedo a estar solo, y siendo más específico, el miedo en agenda secreta, de no sentirme lo suficientemente bueno para poder cambiar/corregir, tanto a mí mismo, como al mundo, y digo que este miedo lo tenía en secreto, guardado dentro de mí, porque ahora puedo ver, que yo no dirigía mi atención hacia este miedo, porque por encima de ello, me daba mucha pena el sentirme insuficiente o no apto. Lo que me hacía irme a un estado de inferioridad, y de ahí... arrastrarme a encontrar una salida, en una relación de pareja, donde lo importante sería el sentirme amado, respetado y admirado, para así, dejar atrás miedos, culpas, inseguridad, e inferioridad; o más bien, transformarla en superioridad, pues yo como mi mente, me buscaba una relación donde me sintiera cómodo, y en secreto, perversa y maquiavélicamente superior... cosa que al final de estas relaciones, todo se volteaba en mi contra, y me llevaba a una rebuscada depresión, donde no le veía ni pies ni cabeza a mi situación, gracias a estar viviendo el resultado de haber participado en todo esta construcción mental que solo buscaba encerrarme, bloquearme y así separarme de mi verdadero ser.






Me perdono a mí mismo por aceptar y permitir por tanto tiempo, tenerle miedo a estar solo, generando ansiedad y estrés al pensarlo, o al simplemente "llegarme" la idea; en vez de darme cuenta que este es un clásico mecanismo mental apoyado en el miedo, donde ahora, en honestidad conmigo mismo, puedo ver que al participar aceptando este miedo, reaccionaba inconscientemente tomando decisiones y realizando acciones que saboteaban mi vivir, ya que he visto como actué en muchas ocasiones, gracias a no enfrentar este miedo, por tenerle miedo a tener miedo, y yo como mi mente, inventarme mil y un excusas, para rechazar el hecho de que yo tuviera miedo, apoyado en una personalidad soberbia que me decía "es imposible que yo tenga miedo".


Me perdono a mí mismo por aceptar y permitir por tanto tiempo, tenerle miedo a tener miedo, generando reacciones inconscientes, a través de una súbita planeación para mi futuro, para huir, y no tener que encontrarme solo con mi mente y mis miedos; en vez de darme cuenta que este mecanismo mental está ligado y pre-programado a defender al mismo miedo, para así no darme la oportunidad de ver con claridad a qué le temía, y que ahora en honestidad conmigo mismo, puedo ver que a lo que le temía era en sí, a no ser capaz de ser responsable; ni para corregirme, ni mucho menos cumplir con mi propósito de vida, que como el de todos, es "traer el cielo a la tierra", promover activamente la Igualdad, a través de la Unicidad, es decir, a través de nuestro ejemplo de perfeccionamiento.


Me perdono a mí mismo por aceptar y permitir por tanto tiempo, tenerle miedo a no ser capaz de ser responsable; generando parálisis, estado de alerta, y un enorme bloqueo a ver con claridad, el porqué sentía que no era capaz, gracias a un constructo mental que me hacía sentirme inferior ante mi mente, y ante todo el Sistema de la Mente Consciencia, involucrando Sistema Político, Económico, Religioso, Educativo y Social, donde me sentía "muy poca cosa" para combatirlos. Siendo que en honestidad conmigo mismo, puedo ver como funciona este constructo, ya que para corregirme, no tengo que combatir ningún sistema, si no, aceptarlo/aceptarme como participante, reconocer donde requiero trabajar, y hacerlo por mí mismo, comprendiendo que no hay nada, ni nadie en mi contra, o en contra de todos; más bien, la solución es identificar mi responsabilidad, y actuar a favor de uno mismo, dirigiéndome hacia lo mejor para mí y para todos, a través de mi mente, y todo aquello que hice, que hago, que no está alineado a favor de la vida... ¡de mi vida!


En, y cuando me de cuenta que empiezo a sentir miedo de no ser capaz de ser responsable, y quiera, o empiece a evadirlo, generando planes e ideas para huir de mi responsabilidad; me detengo y respiro, observaré a mi alrededor para ver donde me encuentro, me lo describiré, y así me ubicaré en mi realidad, para recordarme que he visto como este mecanismo de miedo funciona, y qué bien sé, soy capaz de ser responsable, ya que no es una tarea de combatir al enemigo, si no de abrazar al supuesto, que soy yo mismo como mi mente, y con una gran dosis de cariño hacia mí mismo, reconocer que este/esto es mi trabajo/labor para corregir al mundo, empezando por mí mismo.


Me comprometo a seguir descifrando este constructo mental del miedo al miedo mismo, para así apoyarme en todos los puntos en donde se encuentre involucrado dicho miedo.


Gracias

jueves, 11 de julio de 2019

134 Relaciones de Pareja y Propósito de Vida

Día 8 de 21


Hoy platicando con un amigo, salió al tema precisamente este punto que quiero tratar, que de entrada, parece no tener relación. Mi búsqueda de relaciones de pareja, y el propósito de mi vida...

He visto recientemente, que el tema de "Propósito de Vida", es, y ha sido muy importante para mí; ha estado presente de manera muy peculiar, y aunque no me haya dado cuenta, ha sido parte fundamental en mis decisiones y acciones. Y para darme mayor claridad, me apoyaré con mi perdón a uno mismo.




Me perdono a mí mismo, por haber aceptado y permitido participar, en la idea de "no haberme dado cuenta que el propósito de mi vida es muy importante para mí", generando asombro, y buscando el no reconocer, o deslindarme de mi responsabilidad por mis decisiones y acciones pasadas; en vez de darme cuenta, que con este mecanismo; yo como mi mente, quería seguir postergando mi personaje de irresponsable y desentendido ante los verdaderos problemas del mundo, y a los míos sobretodo.


Me perdono a mí mismo, por aceptar y permitirme participar, como mi personaje irresponsable y desentendido de los problemas del mundo y míos, generando deseo de escapar de mí mismo, al querer y buscar una relación de pareja, con la cual supuestamente, yo atendería y sería responsable solo de esta relación creada; en vez de darme cuenta, que al hacerlo, yo estaba dejando de lado, la responsabilidad de trabajar en mí, y por ende, trabajar por todos (Unicidad & Igualdad), buscando justificarme al ya no poder hacerlo, ya que estaba siendo parte de una relación, y la sociedad misma me daría la razón de ponerle atención primero a mi relación, y luego al mundo, sacrificando mis verdaderos intereses, gracias a ese famoso cliché de "ya no eres tú solo Carlos", el cual yo aceptaba y en honestidad conmigo mismo, puedo ver que me complotaba, al darle la razón a la misma sociedad que tanto criticaba, por encasillar y encerrar a "todo el mundo" como borregos.


Me perdono a mí mismo, por aceptar y permitirme, el haber participado en todo este constructo mental de refugiarme en una relación de pareja, para no hacer frente a mi responsabilidad de corregirme y cumplir mi propósito de vida, generando y distrayéndome, con un sin fin de ideas que apoyaban a la mayoría, o tal vez, a todas mis personalidades; en vez de darme cuenta, que yo como mi mente, me presentaba todo este constructo para participar en el, justificándome, y vivir separado de mí mismo, y que ahora puedo ver, era como una especie de bomba de tiempo, que al no ser atendida, muy pronto iba a explotar.



En la plática con mi amigo, lo que señalé, fue el hecho de que las últimas relaciones de pareja que he tenido, las busqué inconscientemente para no llegar a encontrarme solo, y así no hacerme frente a todo lo que he visto y conocido de la vida, de mí mismo, y más que nada, el actuar pro-activamente.

Todo esto debido a sentir miedo a estar solo, y siendo más específico, el miedo en agenda secreta, de no sentirme lo suficientemente bueno para poder cambiar/corregir, tanto a mí mismo, como al mundo, y digo que este miedo lo tenía en secreto, guardado dentro de mí, porque ahora puedo ver, que yo no dirigía mi atención hacia este miedo, porque por encima de ello, me daba mucha pena el sentirme insuficiente o no apto. Lo que me hacía irme a un estado de inferioridad, y de ahí... arrastrarme a encontrar una salida, en una relación de pareja, donde lo importante sería el sentirme amado, respetado y admirado, para así, dejar atrás miedos, culpas, inseguridad, e inferioridad; o más bien, transformarla en superioridad, pues yo como mi mente, me buscaba una relación donde me sintiera cómodo, y en secreto, perversa y maquiavélicamente superior... cosa que al final de estas relaciones, todo se volteaba en mi contra, y me llevaba a una rebuscada depresión, donde no le veía ni pies ni cabeza a mi situación, gracias a estar viviendo el resultado de haber participado en toda esta construcción mental que solo buscaba encerrarme, bloquearme y así separarme de mi verdadero ser.


Me perdono a mí mismo por aceptar y permitir, el haber participado en todo este constructo mental de buscar una relación de pareja para huir de mi responsabilidad de corregirme, y así seguir y cumplir, el propósito de mi vida; generando ideas, sentimientos, emociones y reacciones que apoyaban a mi mente y a todo el SMC (Sistema Mente-Consciencia); en vez de darme cuenta, que este es un clásico mecanismo mental, para darle vida a todas mis personalidades pre-programadas, y fijar en mí, mi "yo mente" como otra batería más para la Matrix. Siendo que en honestidad conmigo mismo, veo que al no haber optado por corregirme, no solo me estaba perjudicando a mí mismo, si no que a muchas otras personas; en primer lugar, a la pareja con quien establecía la relación.


Este es un tema que veo me ayuda/ayudará mucho en mi desarrollo, lo dejaré hasta aquí por hoy, y me comprometo a seguir indagando en mi mente, siguiendo este hilo conductor.



Sigamos Indagando/Caminando!


miércoles, 10 de julio de 2019

133 Enojarse mientras manejas

Día 7 de 21


En mi día a día me enfrento varias veces con este asunto de enojarme o reaccionar cuando voy manejando mi auto, en especial cuando veo que algún otro conductor comete una infracción, como adelantarme por la derecha, o meterse en la fila donde me ubico; y veo que esto lo he intentado controlar, pero hoy en específico, sentí muy fuerte la necesidad de acelerar y ganarle a ese otro conductor que me rebasaba, y por ello es que me quiero dar dirección a través de mi escritura.


Me perdono a mi mismo por aceptar y permitir, el enojarme o reaccionar, cuando al estar manejando, otro conductor comete una infracción, generando furia y un sentimiento de superioridad que provocan que reaccione acelerando y haciendo diferentes movimientos, bajo la idea de "que yo le voy a dar una lección, para que aprenda"; en vez de darme cuenta que al permitir estas reacciones, me desestabilizo y desempodero, ya que quedo a merced de mi mente, la cual busca fijar en mí, esta personalidad de sentirme superior, apoyado en memorias del pasado, donde yo veía y admiraba que quien tomara esa posición de "vengador de las calles", era quien debía de darles una lección a los otros conductores; y también yo como mi mente, quiero mal-utilizar mi trabajo de asesor de manejo, para consolidar esa superioridad; pero puedo ver en honestidad conmigo mismo, que en primer lugar, que al reaccionar acelerando o haciendo movimientos en la vía, puedo provocar un accidente, o cometer yo mismo otra infracción, que bien podría ser multado si hay un policía cerca, también, lo más claro que puedo reconocer, es que al yo participar en este juego mental de enojarse y querer desquitarse, me saboteo al alterarme, adoptando esta personalidad que busca fijarse en mí, y que en realidad me hace pasar un rato desagradable, y que si lo comparo con mi labor de asesor, es abismalmente opuesto lo que me brinda, ya que mientras estoy dando las clases, yo me encuentro en estabilidad conmigo mismo, disfruto el estar conviviendo y comunicándome con otros, y sobretodo, disfruto el hecho de estar ayudando a que otros consigan sus objetivos.


En, y cuando me de cuenta que empiezo a reaccionar y a enojarme, al sentir que estoy frunciendo el ceño, o comience a sentirme ofendido por observar que algún otro conductor me quiere rebasar, o que considere que está cometiendo una infracción; me detengo y respiro, volteo a ver mis ojos en el retrovisor, seguido de mis manos al volante, muevo los dedos sin dejar de poner atención a mi manejo, y con esto me ubicaré en mi realidad, y me recordaré que lo mejor para mí, y para todos, es que yo me mantenga estable, para así poder seguir disfrutando de el conducir, y que mi ejemplo funciona tanto para mí, para no alterarme, y para los demás, ya que así es la única manera en que si una persona comete una infracción, y se da cuenta que es el único que lo hace, puede llegar a reflexionar a no hacerlo nuevamente, por sentir y observar, que sus acciones no son correctas, ya que está comprometiendo el flujo de todos en las vías.


Me comprometo a estar atento en mi conducir, para trabajar en demás detalles que pueda encontrar en la realización de esta tarea que disfruto, y que veo me ayudará en mi desarrollo personal, y en específico el seguir trabajando "mano a mano" con mi mente.


Sigamos manejando/caminando!