lunes, 6 de octubre de 2014

Día 32 "Tener que"...Dejar Ir

Continuo con lo expuesto el día de ayer, ya que hoy, sigue en mi, la idea de querer acercarme a "A", no se a donde "llegaré", o cual será la "conclusión" de esta "historia", de mi situación al enfrentarme a un Duelo Psicológico (ver Día 22), en donde estoy atravesando y caminando junto a mi mente, las dimensiones de la separación, donde como he escrito, están involucrados diferentes patrones de comportamiento, juicios, estados de ánimo, emociones, sentimientos y muchas ideas y pensamientos, como lo son:

Orgullo, Egoísmo, Superioridad/Inferioridad, Celos, Miedo a la Soledad, a la Pérdida, al Rechazo, Insatisfacción Personal, Búsqueda de Aceptación, de Confort, de Sexo, Irresponsabilidad, Constricción, Arrepentimiento, Atracción Física, entre otros, que veo que son los mayores problemas dentro de la deshonestidad que he permitido y aceptado durante toda mi vida, que al empezar a corregirme, al ver que sentía "ese gran vacío en mi", empecé a caminar el mensaje de Desteni y sentí "que todo mi mundo se vino abajo", pasé por esta separación y no pude volver a lo que era mi vida. Le quise "dar la vuelta" a sentirme mal por no aceptar la separación, para "toparme de frente" contra toda esta lista de "joyas" en mi haber, donde reconozco que hoy, aquí, es la oportunidad para liberarme de todo lo que he aceptado que me limite a ser una expresión verdadera de mi mismo.

En momentos de claridad, puedo ver como al estar trabajando en mi, podré paso a paso, caminar por toda la personalidad que me he creado, hasta incluso se, cual es la solución para mi "mayor problema", que es simplemente dejar ir, dejar ir incondicionalmente a "A", pero sigo aferrado a que esto por lo que estoy pasando es una prueba, en la que me "sentiría mal" conmigo mismo, si simplemente la dejo pasar, pues siento que se quedaron muchas cosas inconclusas y que pudimos aprovechar para crecer, en la relación que tuvimos "A" y yo.

Me viene este dilema de si debo seguir escribiendo lo que traigo en mi mente, o simplemente detenerlo y darme paso a aplicar mi perdón a uno mismo, ya que sigo participando en la polaridad de preguntarme si me estoy reteniendo, si me estoy conteniendo, o si es verdad que simplemente me estoy deteniendo.

Me perdono a mi mismo por aceptar y permitir participar en el dilema de seguir "vaciando" mi mente o detenerme, en vez de darme cuenta que la mejor manera de aplicarme mediante mi escritura es ir desarrollando punto por punto lo que me "aparezca" al momento, porque he visto que si sigo "dándome cuerda" extrayendo mas y mas pensamientos e ideas, solo saturo mi escritura, donde la aplicación del perdón a mi mismo, queda reducida, así como mi avance en la auto-perfección.

En y cuando me vea dudar entre si debo o no aplicarme con el perdón a mi mismo, me detengo, respiro y me aplico a escribir, ya que he visto que así es la mejor manera de apoyarme y de ir de verdad desatando toda la maraña de mi mente.

 Me comprometo a basar mi escritura en la aplicación del perdón a uno mismo, hasta que llegue al punto de poder escribir sobre otros temas que sean de apoyo para mi y para todos.
---
Continuo con mi aplicación del perdón a mi mismo, con respecto a lo que escribí ayer.

Me perdono a mi mismo por aceptar y permitir el sufrimiento ante la idea de no poder entender que es lo que me pasa.

Me perdono a mi mismo por aceptar y permitir la idea de no saber que es lo que me pasa, en vez de darme cuenta que esto es un truco de mi mente para mantenerme sumiso y entretenido bajo esta idea, ya que he visto claramente que es lo que me pasa, que es, el estar alimentando el conflicto de dejar ir incondicionalmente a "A", o no hacerlo debido a que quiero luchar por su amor.

Me perdono a mi mismo por aceptar y permitir el alimentar el conflicto de dejar ir a "A", por resistirme a hacerlo, en vez de darme cuenta que al resistirme a dejar ir incondicionalmente a "A", sigo viviendo en ideas y sus opuestos, y así genero fricción en mi mente, alimentándola de energía y cediendo mi poder de darme dirección.

"Tengo que dejarla ir", eso es lo que  me repito, no es nada nuevo, pero sigo reaccionando emocionalmente, donde me mueve la idea de que aún puedo hacer algo por mi, por ella y por la relación, ya que si lo que "estaba mal" era yo, al corregirme, podemos tener esta oportunidad de crecer y ser ejemplo de como reestructurar una relación y convertirla en un acuerdo.

Me perdono a mi mismo por aceptar y permitir el sentirme obligado por la frase "Tengo que... dejarla ir", donde reacciono ante sentir "cuarteada mi libertad", en vez de darme cuenta que esta reacción responde a un patrón de comportamiento, donde quiero ser yo el que elija lo que debo o no debo hacer, y así no darme la oportunidad de explorar el realmente dejarla ir y ver los beneficios de desaferrarme a la idea de posesión, orgullo y demás sentimientos/emociones involucrados.

En y cuando me vea que empiezo a reaccionar ante cualquier frase que inicie con "Tengo que", me detengo y respiro, analizo lo que necesite hacer, a lo que me esté refiriendo con ese "tener que", recordándome que he visto que al reaccionar, me estoy predisponiendo, juzgando a lo que necesito hacer, sin darme la oportunidad de hacer este algo por mi y/o por los demás.

Me comprometo a apoyarme con toda gentileza para darme cuenta por mi mismo que lo mejor para mi, para ella y para todos, es dejarla ir incondicionalmente, ya que así demostraré mi amor incondicional hacia ella, hacia mi y hacia todo y todos.

Se me hace un nudo en la garganta, pero como me he comprometido, me apoyo con toda gentileza para verlo por mi mismo, no como una obligación, sino como una ayuda, un apoyo, que solo yo me puedo brindar.


1 comentario:

adrian angel guzman cadavid dijo...

A traves de mi proceso he comprendido que las imposisiones que nos hacemos a nosotros mismos o a los demas, como"un tener que" es gran saboteo exijido por la mente/programa .Te sigo leyendo. Gracias . sofia